Quienes somos El cerco de Zamora Eventos Contactar Contactar

Muere el Rey Fernando I de Castilla no sin antes dejar dividido el reino entre sus hijos:para el mayor Sancho II, Castilla, para D. García le da Galicia, León a Alfonso VI y de entre sus hijas a Doña Elvira le correspondió Toro y a Doña Urraca Zamora. Como venía siendo la tradición el reino correspondería al hijo mayor, en esta caso Sancho, el cual sintiéndose defraudado con el reparto arrebata el poder a D. García, haciéndole prisionero y tomando posesión de Galicia. Ante el matiz de esta nueva situación Alfonso VI ha de huir a Toledo, donde es protegido por el rey moro Mamum. Los acontecimiento se siguen sucediendo y Sancho se apodera de Toro, decide pues poner cerco a Zamora, “la bien cercada” resistiendo sus murallas tal asedio durante 7 meses, las condiciones de vida para los habitantes de Zamora eran difíciles y el hambre comenzaba ha hacer estragos.

Aparece la figura de Bellido Dolfos, residente de Zamora, salió de la misma para ponerse en las filas del ejercito de Sancho y pasar a ser vasallo suyo, establece la lazos de amistad con Sancho y le indica que conoce una entrada secreta a la ciudad por donde poder romper el cerco, Sancho le cree y le acompaña a solas, hacia este lugar.

Cuando se situaban cerca a la entrada, a Sancho le entra la necesidad de defecar y le entrega su daga a Bellido Dolfos, momento que aprovecha este para asesinarlo, herido Sancho, bellido Dolfos coge su caballo y entra a galope a la ciuda por donde hoy se denomina “puerta de la Traición”, el Cid que presenció los hechos desde la lejanía, corre para apresar a Bellido sin darle captura. Muere Sancho II ya en su campamento, acusando de la muerte a Bellido, los castellanos ya sin rey levantaron el cerco a Zamora.

Regresa de Toledo Alfonso VI para tomar posesión del reino de Castilla, después de jurar ante el Cid que el no había tenido arte ni parte del asesinato de su hermano, toma la posesión del reino, destierra posteriormente al Cid de su reino y manda ejecutar a Bellido Dolfos, atando a este a las colas de 4 caballos que una vez en carrera descuartizan el cuerpo de Bellido.


Bellido Dolfos

“…llámase Bellido Dolfos,
hijo de Dolfos Bellido;
cuatro traiciones ha hecho,
y con ésta serán cinco.”

El Cid

“El Cid apriesa cabalga,
sin espuelas lo ha seguido,
nunca le pudo alcanzar
,
que en la ciudad se ha metido”

Arias Gonzalo

“¿Qué culpa tienen los muertos
de lo que hacen los vivos?
Y en lo que hacen los hombres,
¿qué culpa tienen los niños?”

Urraca

“A mí, porque soy mujer,
dejaisme desheredada:
Irme he yo por esas tierras
como una mujer errada"